Rodeando Pico Navas…


Una de las pocas cosas que me quedaba hacer por la zona donde suelo montar en Soria era poder “dar la vuelta” al Pico Navas e intentar subir al monte desde un camino que hay por el lado de Hontoria que todavía no lo tenía localizado. Al final, este pasado fin de semana conseguí hacer esa vuelta.

Kilometreando por la zona del Cañón del Rio Lobos

Como el tiempo suele pasar de una forma “algo especial” en el pueblo, conseguí levantarme bastante pronto y una vez desayunado a conciencia y recargada de agua el Camelback hasta arriba, decido ir dirección Navas del Pinar intentando no pisar las pistas forestales que se están reacondicionando, sobretodo para no comer ese polvillo finísimo si por algún casual me cruzara con algún coche.

Quería atajar algo la rutilla ya que ésta prometía que iba a ser algo larga en kilometros, con lo que tomo el camino que va hacía el monte desde la “Fuente vieja” para luego intentar acceder a un camino que sale desde un abrevadero que hay en Costalago. Como es norma en mí, no pude resistirme a la tentación de “investigar” un senderillo abandonado y, después de algo de pateo, decido abandonar la investigación y retomar el itinerario que tenía previsto hacer. Como puedo, salto un par de vallas y cruzo el Arroyo Mimbre sin mojarme en demasía ya que baja con bastante más caudal de lo habitual por las fechas.

El sendero que me llamó la atención

De nuevo en ruta, cojo el camino que hay a la izquierda del abrevadero donde oigo unos mastines ladrando como diciendo -ehhh, que te hemos visto-. Yo sigo a mi rollo y poco a poco les dejo de oír. Ya al final del camino, me toca abrir y cerrar la verja que hay allí y acabo en la pista principal, donde tocará rodar por ella hasta casi Hontoria. Yendo por la pista me resisto a la tentación de subir a una tenada que hay al lado del Pico Navas. Toca una subida bastante empinada y pienso que molará más intentar acceder desde el mismo Pico Navas XD Hala’s, ya tengo próxima ruta jejeje

Antes de llegar a Navas del Pinar, me cruzo con un par de antiguas canteras y me paro a hacer unas fotillas.

Cantera abandonada con el Pico Navas al fondo

De ahí se llega en un suspiro a Navas pero, sin adentrarme por el pueblo, tomo un desvío que hay a la izquierda que es la pista que debo tomar para llegar hasta casi Hontoria.

Llegando a Navas del Pinar

En la pista que sale desde Navas a Hontoria, con el Pico Navas al fondo

Al ser un poco cuesta abajo, consigo ir a buen ritmo y llego en poco de tiempo a la pista principal. En ella, y después de rodar con bastante ritmo llego a mi desvio, que es el otro camino que se accede al Pico Navas desde el lado de Hontoria. Empiezo a subir por ella y ya a la mitad del camino, mi vena investigadora sale de nuevo a relucir y decido aventurarme un poco por aquella zona para intentar “atajar” algo el camino. Al final, consigo llegar a un sendero indicado con mojones y siguiendolo, llego a una de las pistas que me llevará a los 3 vallejos y, desde ahí, al Rio Lobos. Lo bueno de rodar por esa zona es que hay bastante sombra y no te llegas a achicharrar con el sol si fueras por las pistas principales y, además, ahora tocaba ir cuesta abajo.

Otra pista por donde se puede a Pico Navas desde Hontoria del Pinar

No sabía cómo encontraría el Rio lobos (ver entrada anterior) pero me imaginaba que algo de agua tendría… Iluso. Estaba todo sequísimo. Sólo me crucé con una charca con algo de agua por el camino! Y qué diferencia con la vez anterior que estuve por la zona, donde ni pude cruzar el rio por el vado de las piedras!!

Rio Lobos el día 13 de Julio. Comparad la imagen con la de la entrada referida del mes de abril

Hechas algunas fotos de la zona, retomo mi ruta dirección al puente de los Siete Ojos intentando ir siempre por el sendero. Como esta zona del Cañón es la menos conocida (e incluso diría menos bonita) que la que va desde el puente hasta Ucero, apenas me encuentro con senderistas. Mejor, así puedo rodar tranquilamente hasta la fuente que hay antes de llegar al puente y puedo refrescarme en ella.

Parte final del sendero que me llevaría al puente de los Siete Ojos

Ya llevaba más de media ruta y tocaba ir pensando en volver. En principio tenía pensado volver por la pista super empinada que hay al lado del puente, pero otra vez mi vena exploratoria sale a relucir y decido tirar hacía el Chorrón, un sumidero bastante majo que hay por la zona.

A qué hora decidí tirar por allí!! Este invierno pasado ha llovido bastante y rodar entre piedra suelta hacía arriba, esquivando troncos caídos y regueros algo profundos hacía que ir montado en bici fuera todo un suplicio, por lo que decidí dar media vuelta y retomar -de nuevo- la ruta prevista originalmente.

Al principio se subía bien pero llegó un momento en que aquello se ponía tan vertical que era mejor bajarse de la bici. Así que toca algo de pateo y a cachitos consigo llegar hasta arriba, con tan mala suerte que como ooootra vez me sale la vena investigadora, intento seguir una trocha sin mucho éxito. Otra vez me toca pateo para intentar llegar a la pista y ahí sí que decido no salir de ella hasta que vea las tenadas abandonadas que me indican que ahí está esa pista de bajada bastante pronunciada -que tampoco la conocía- y que me llevaría hasta el pueblo.

Como se me iba haciendo tarde, y sin que siente precedente, decido evitar las pistas reacondicionadas de la zona y vuelvo al pueblo por la carretera, donde imprimo un buen ritmo de pedaleo y llego bastante rapido al pueblo.

En resumen, han sido unos 46km recorridos bastante provechosos donde pude soltar piernas (siempre viene bien) y he visto un par de zonas para próximas incursiones.

Si quereis ver el resto de fotos:

Esta entrada fue publicada en Rutas y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*