Testeando la Fatty – Primeras Impresiones


AVISO: Estas son mis impresiones personales sobre la On-One Fatty y puede que no coincidan con otros usuarios de esta bicicleta

Después de múltiples incidencias, este pasado jueves, día 25 de julio, pude por fin salir con la Fatty a testearla en condiciones. La ruta prevista era acceder al Cerro del Telégrado pasando por Alpedrete, subiendo la trialera del camino viejo de Moralzarzal, pisteando hasta la pista más sencilla que sale desde el lado de Becerril, coronar el Cerro y luego bajar por el Somier, senderear hasta Collado Mediano por el sendero de la Renault y bajar la trialera de Alpedrete. De ahí, conectar hasta las Dehesas para volver a casa.

Trialera del Camino Viejo de Moralzarzal. Esta vez se hizo de subida pero otra vez se testeará de bajada

Antes de salir ya tuve la primera incidencia. Como ví que tenía algo de juego la dirección, decidí apretarla un poco pero como la tapa de dirección FRM que compré lleva torque de 20, al intentar apretar se me pasó la muesca y al final no pude apretar en condiciones. Primera conclusión, el tornillo que lleva la dirección FRM es una auténtica mierda así que cuando pase este fin de semana, me tocará buscar un tornillo sustituto o bien cambiar toda la tapa de dirección (con su correspondiente araña porque tocate, no coincide con los estándares ya que el tornillo de la FRM es más fino).

Como el juego era mínimo y no afectaba en demasía a la conducción, decidí seguir el plan previsto y salí dirección Alpedrete por el tunel de la AP6. Por el camino noto que aquello bambolea que dá gusto pero normal, ¡¡¡si es que salí de casa sin talonar en condiciones las cubiertas utilizando el truquillo que había leído en el foro de mtbr.com!!! Segunda conclusión, es necesario talonar bien las cubiertas para evitar bamboleos excesivos al ir a bajas presiones. Aún bien que llevo compresor en la furgo y así aprovecho mi estancia en el pueblo para montar las cubiertas de forma correcta.

En Alpedrete decido ir a buscar un sitio para echar la Lotería y mientras ruedo por el asfalto y aceras, me llama la atención el sonido tan particular de esta Fatbike al rodar. Puede sonar a tontería pero ¡me encanta! Pero más me encantaría rodar por pistas ya que el asfalto no hace buenas migas con este tipo de cubiertas a presiones tan bajas. Tercera conclusión, dependiendo de la presión se minimizaría el desgaste en según qué tipo de terrenos. Si se tiene que rodar por asfalto durante algo de tiempo hasta conectar con las pistas de tierra, mejor llevarla a altas presiones y luego adecuar las presiones una vez que estés dentro de las pistas/senderos…

De Alpedrete, me meto por la pista que hay detrás de las pistas de ténis para llegar al Punto Limpio de Villalba y de ahí conectar con el Camino Viejo de Moralzarzal (con sus correspondientes piedras, esta vez de subida). Cuarta conclusión, la conducción por pista llana se hace bastante llevadera a pesar de que la Fatty es 100% rígida pero ojo, rodar con ella implica ir más lento de lo normal…

Por el camino paso por pequeños bancos de arena y ¡¡qué gozada!! Rueda como si nada. Y si hay piedras pequeñas sueltas por el camino, idem. Las cubiertas de 26×4.0 absorven que dá gusto las pequeñas irregularidades del terreno. Antes de acceder al Punto Limpio de Villalba, decido subir una pequeña trialerillas para comprobar cómo se desenvuelve por ellas… La conclusión que he sacado de ello es que, ¡¡decir que trepa como una lagartija es poco!! ¡Y sin patinar! Quinta conclusión, las trialeras de subida son todo un incentivo para las Fatbike gracias a llevar presiones bajas en esas cubiertas tan anchas que llevan. Como en todo, dependerá del indio (y de sus piernas y de su forma física) que la monte para afrontar mejor o peor esos pasos técnicos.

Bajando el sendero que conecta el Punto Limpio con el Camino Viejo de Moralzarzal, la primera en la frente… Me he hecho adicto a las tijas telescópicas y como monté esta bicicleta en plan “Low cost”, la eché muchísimo de menos en la primera bajadita que hice con esta bici. Conclusión MUY personal, me tengo que agenciar una tija “pija” baratita como sea. Volviendo al tema, aunque no es una bajada brutal, se hace bastante bastante llevadera y se nota que la bici se la nota “viva”, cogiendo bastante inercia en las bajadas. Hay un par de puntos donde incluso se la nota “feliz” y me pregunto cómo será bajar el Somier con ella (dejo el DH, DH2.0 y demás para otras ocasiones). Y me guardo mis pocas conclusiones para cuando me toque bajar el Somier.

Ya en el Camino Viejo, voy cogiendo aposta todos los tramillos con arena que veo y me reafirmo diciendo que esta bici es ideal para este tipo de terrenos. Y me veo preguntandome cómo sería rodar con ellas en Erg Chebbi o Erg Chegaga… A lo que iba… Al final me topo con la trialera de pedruzcos y prefiero no atreverme en demasía con ella ya que el tiempo iba apremiando y no quería perder la bajada por el Somier mientras todavía hacía sol. Aunque mira, los últimos tramos los afronto y veo que con un pelín más de piernas y de forma física, podría pasarlos sin problema. Otra vez será…

Una vez cruzada la verja, mientras ruedo por la pista voy calculando tiempos y preguntandome si, en vez de llegar hasta el depósito de agua, afronto la cuesta desde el lado de Moralzarzal. Quitando la del lado de Collado Mediano, ésta cuestecilla incluso con su parte hormigonada se las trae. Al final decido aventurarme por ella…

Ya casi al final de la dichosa cuesta, justo antes de enlazar con la pista principal de subida al cerro.

La cuesta se las trae ya que tiene rampas muy fuertes hasta su conexión con el DH. Mientras voy ascendiendo, compruebo que he acertado de lleno llevando una configuración de desarrollos 2×10, con platos 22-32 y pinoñes 11-36. Exceptuando en los tramos más fuertes donde uso y abuso del desarrollo 22-36, consigo rodar con piñones bastante interiores y me llama muchísimo la atención, ya que con la Yeti apenas he podido bajar 1 piñon en esa subida. Sexta conclusión, el montaje 2×10 es todo un acierto para esta bici. Tenía ganas de comprobar esta subida en el strava con otro que había hecho hace tiempo por la noche y curioso, apenas hay 3 minutos de diferencia con respecto a la anterior vez con mi Yeti.

Ya en la pista principal, voy a buen ritmo mientras llego a la cancela del Somier pero me tengo que parar un ratín porque como era de esperar, la bici llama muchísimo la atención y una chica que bajaba corriendo con su perro me pregunta por ella.

Llego al somier tranquilamente y mientras saco unas fotos, pienso cómo afrontaré la bajada ya que al ser un paquetón bajando con una doble de 150, a saber cómo sería bajarlo con una 100% rígida, eso sí, con un lanzamiento de 68º en la horquilla delantera… Bajo la tija y ¡¡vamonos p’abajo!!

Antes de bajar por el Somier, en el Cerro del Telégrafo

Empiezo a bajar con más miedo que espanto y poco a poco me voy dejando llevar. Lo primero que noto es que es MUY exigente ya que, a pesar de las cubiertas gordas que lleva, tienes que ir jugando con tu cuerpo para absorver mejor las irregularidades del terreno. Y cómo se nota la inercia en la bajada!! En muchos tramos opté por dejar que la bici me llevara por cachos por donde ninguna bici pasaría, pero las cubiertas lo asimilaban que era una maravilla. Desaparecido el susto inicial, poco a poco la voy cogiendo el tranquillo y compruebo lo que dice mucha gente de las 29″, que se hace necesario anticiparse bastante en la toma de curvas. A pesar de ello, creo que en esta bic es necesario abusar un pelín más del freno porque los 16,5 kilos de la tanqueta se notan. Y eso que voy con discos de 180 tanto en la rueda delantera como en la trasera. Bueno… de tanto abusar del freno trasero, se sobrecalentó el trasero y tuve que parar justo donde acaba el cortafuegos como un par de minutos a esperar a que se enfriara y “resucitara” de nuevo. Enfilo de nuevo la bajada y, exceptuando un tramo que a día de hoy no soy capaz de “negociarlo” bien, llego hasta el pilón algo fatigado pero con una sonrisa de oreja a oreja. Es impresionante ver cómo se desenvuelve la tanqueta en la bajada, dejandola que me llevara por trazadas no marcadas por nadie con bastante seguridad (el efecto de las ruedas 26×4.0 se notan) aunque por otro lado, te exige mucho más físicamente. Se lo traga todo así que ni me imagino cómo sería con una suspensión delantera. Séptima Conclusión, los 68º de lanzamiento de la horquilla delantera y las ruedas gordas te hacen afrontar pasos con bastante más facilidad, aunque por otro lado, te exige más control, un mayor anticipo de reacciones y mayor desgaste físico para controlarla. Además, es importantísimo unos buenos frenos para poder contrarestar la inercia que lleva aparejada estas bicicletas en bajadas importantes.

Con el tiempo en mi contra, ya que no llevaba luces y el sol hacía nada se había puesto, tomo los senderos de la Renault y otra vez siento en falta la tija “pija”. A pesar de ello, y teniendo en cuenta que es necesario anticiparse, la veo algo torpona pero algo asumible para lo que es. Eso sí, es necesario extremar las precauciones porque ir con un manillar de 760mm es un pelín complicado en sitios con bastante vegetación alrededor.

Antes de bajar por el Somier, en el Cerro del Telégrafo

De ahí, conecto a la trialera de Alpedrete y directamente, voy cogiendo todos los tramos chungos. impresionante… La bici ni se menea. ¿Que hay tramos con arena? Como si fueras por tierra firme ¿Que hay tramos con rocas y con escalones? Pasa como si fuera una apisonadora ¿Que se te pasa coger la trazada “buena”? ¡¡No pasa ná!! Mientras, notas como tu sonrisa se va ampliando y traspasando los límites de las orejas. A mitad de bajada veo unos chicos con problemillas y me tocó aminorar la marcha preguntandoles si estaba todo bien. Otra vez curiosidad extrema por la bici y otra vez p’abajo. Al final termino la trialerilla buscando todos aquellos regueros de arena y ya en el vil asfalto, al ir a poner la tija de sillín en su sitio, me toca ajustar el sillín porque se me olvidó “apretar” los tornillos de los railes y éste se fué para atrás. Octava conclusión, si a uno se le olvida coger la trazada “buena”, no pasa nada.

A partir de aquí, callejeo por las calles de Alpedrete para conectar con el paseo que me llevaría a las Dehesas y de ahí, a casita. Novena conclusión, acostúmbrate a escuchar de forma repetitiva estas frases conjuntadas o separadas “Ualaa!”, “¡Cómo mola!”, “¿has visto eso?”, “Mecaguen”, “Vaya tractor”,…

En resumen, es una bici divertidísima que con una suspensión delantera sería incluso más pero eso sí, es MUY exigente fisicamente donde incluso es necesario jugar con las presiones según el tipo de terreno por el que uno se mueva. Osease, que se hace imprescindible llevar una buena bomba de mano a cuestas.

Y olvidate de rodar con ella con velocidad por llano porque con el desarrollo que tiene, lo veo imposible. Otro cantar son el tema bajadas…

Mi strava: http://app.strava.com/activities/69900417

Esta entrada fue publicada en Otros y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Testeando la Fatty – Primeras Impresiones

  1. Luis dijo:

    Hola,
    el peso que das para la bici, ¿en qué talla es?
    ¿Has tubelizado ya las ruedas?

    Gracias

    • Globero dijo:

      Hola Luis. El peso total tal como la tengo montada sobrepasa los 17 kilos. Pero engaña mucho si uno piensa que lastrará en demasía. Es mejor probarla. Sobre tubelizar las ruedas, en mi opinión las llantas de origen que trajo esta Fatty no son de mi agrado y si tengo problemas al rebajar presiones (hasta 6 psi), mucho me temo que gastaré tiempo y dinero tubelizando las actuales llantas. Con otras… quizás 😉

      Saludos

  2. Ricardo (Ecuador) dijo:

    HOLA QUE TAL… solo quería hacerte una consulta.. no se si pasarme de mi 26 a una 27.5 o estas FatBikes…. en si no soy de tan buen físico como para tener 2 platos y peor 1 solo.. prefiero todavía los 3 platos… de alli me encanta las bajadas trabadas pero solo hago xc, no llego al punto de all montain… mi consulta es… que tanto absorbe los golpes la parte delantera.. es decir estoy super acostumbrado a suspensión y al ver que las fat no traen suspensión, me da no se que.. entonces no se si se pierde amortiguación y tendria solo una rígida con ruedas anchas o con estas ya no es necesario la suspensión??? gracias por la aclaración… saludos.. Ricardo
    adeu

  3. David dijo:

    Hola. Tengo una 29 de gama media . Mis salidas son de 35-40 kms . Casi siempre cuesta arriba para luego llegar cuesta abajo (vivo como si fuese en un hoyo). Estoy encaprichado en cambiar mi29 por una fat. Mi pregunta: me lo aconsejas? Notare mucho el lastre de las ruedas? Bajare mucho el ritmo?. Gracias

    • Globero dijo:

      Hola David

      Yo lo que sí te puedo asegurar es que cuando cambies de montura, de una fat a una 29 por ejemplo, verás que moverás esa 29 como si fuera de juguete. No veas cómo te pone fuerte una fat… Para rodar, necesitas cambiar el chip sí o sí. Es otro mundo 😉

      Saludos

  4. FMS dijo:

    Hola, me gustaría saber donde la compraste. Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*