De vuelta al Cañón del Rio Lobos – Pico Navas


La semana pasada fue bastante más corta de lo normal gracias a que en Madrid era festivo un par de días. Este hecho invitaba a cogerse un día de vacaciones así que no lo dudé, toda la familia hizo las maletas y nos fuimos al pueblo a alejarnos de la rutina del día a día. Como no, aproveché también para “empacar” la bicicleta para llevarmela.

La vez anterior que había ido al pueblo me quedé con ganas de “coronar” Pico Navas. Y todo eso por culpa del fuerte viento que hacía en aquel entonces, así que esta vez quería ver si podía coronarlo y de paso, conocer mejor la zona. Todo dependía de la climatología!

El “pero” del pueblo es que levantarse pronto es bastante dificil. Y si hablamos de salir pronto, ¡ni te cuento!

Así que como no quería perder mucho tiempo entre el ir y venir del pueblo, he preferido acercarme con la furgoneta hasta el Mirador de Costalago que por su ubicación, era ideal para lo que tenía planeado.

El primer día que pude salir en bicicleta de montaña, mi intención era sobretodo coronar Pico Navas, de 1351 metros. En él, hay restos de un antiguo Castro amurallado, un vértice geodésico existente y una cruz perteneciente al pueblo de Navas del Pinar. Y mucha, mucha piedra que en ocasiones se hace muy dificil poder rodar con la bicicleta con suficiente soltura.

Salí tarde desde el Mirador y enfilo por la pista en dirección al Pico Navas. Desde el Mirador hay unos 4,7 kilómetros aproximadamente que se hace con relativa facilidad. Digo esto porque las cubiertas que llevo en la Yeti no son lo suficientemente rodadoras para este tipo de terreno (lastran muchísimo). Las vistas que uno puede tener de la zona son impresionantes.

Refugio de pastores

 

Desde este punto uno se adentra en la zona de reserva del Pico Navas.

Mucha atención a los grupos numerosos porque tal como se puede apreciar en la señal, es imprescindible contar con el permiso correspondiente, ya que por la zona anidan Buitres Leonados y hay que tener en cuenta las fechas en que crían a sus polluelos.

 

Vistas que se ven desde el vértice geodésico de Pico Navas

 

La cruz de madera que hay en el pico Navas se encuentre en su extremo y desde ella se puede ver el pueblo de Navas del Pinar

Tanto a la ida como a la vuelta, creo que es necesario contar que circular en bici en el Pico Navas tiene su “aquel”, ya que depende de dirección tomes, encontrarás zonas más o menos pedregosas. Para que os hagais una idea…

Lo que tenía por delante…

Y lo que iba dejando atrás 😛

Y cuando ya empiezas a divisar el camino de vuelta…

Cuando por fin dejé la zona de “piedras”, me adentré por senderos y estuve circulando por ellos hasta llegar a la pista que va a Hontoria del Pinar.

Y de ahí de vuelta al coche ya que entre sacar fotos, contemplar el paisaje, otear el horizonte con los prismáticos y demás, el tiempo se me había echado encima y tocaba volver a casa.

Quedaba para otro día el llegar al puente romano de Hontoria del Pinar…

Continuará…

Para ver el resto de fotos:

 

Esta entrada fue publicada en Rutas y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*